PISOS DE MADERA: Terminación y acabado de pisos de madera maciza “unfinished”.

1-Dec-2019

Esta es la décima, de una de serie notas, a través de las cuales nos proponemos aportarle conocimientos básicos y técnicas indispensables, que debidamente observadas, le aportarán el criterio necesario, tanto para poder llevar adelante las tareas para la colocación de un piso de madera, como para poder valorar el nivel de profesionalismo con el que se comporten las empresas a las que eventualmente les solicite presupuesto para cumplir con sus requerimientos.
Antes de su lectura debe tener en claro, que este material instructivo, está concebido como respuesta a situaciones genéricas y fue planteado con un perfil absolutamente ilustrativo, por lo que, para ser aplicado, debe adaptarse a cada situación específica.

 

 



Después de un largo y paciente proceso de sucesivas y diferentes operaciones, explicadas en la serie de notas publicadas con anterioridad en nuestro Blog y después de darle el visto bueno final a las operaciones de la Nota 9, por fin nos encontramos frente a la situación de aplicar, a nuestro piso de madera, la protección y terminación definitiva.

La primera decisión que debemos tomar es cuál de los dos grandes tipos de protección queremos aplicar: lacas plastificadoras del tipo poliuretánico o hidrolacas.

Para poder tomar esa decisión es conveniente conocer un poco mas de las características que presentan cada uno de ellos en general.

 

 


Lacas Poliuretánicas:

 

Son la más tradicionales y popularmente difundidas en su aplicación.
Ofrecen una máxima protección de gran dureza superficial y prolongada durabilidad.
Son muy resistentes a la abrasión, en sus tipos de mayor costo o con el agregado de endurecedores, son apropiadas para el alto tránsito.
Ofrecen una gran resistencia a las manchas y mantienen un brillo intenso a través de los años.
Para su aplicación, en general, basta con observar algunas recomendaciones sencillas, pero siempre atenerse estrictamente a las indicaciones de uso del fabricante:
Siempre es conveniente, aplicarlas sobre pisos de madera que hayan sido tratados previamente con sellador o prymer.
Recordar que NO es conveniente utilizar sellador sobre maderas blandas y/o claras.
Poner especial atención en realizar todos los retoques en el período de sellado, evitando efectuar reparaciones o tomados de juntas sobre la laca definitiva.

En pisos de madera con dureza media o elevada, será suficiente con una mano de sellador y dos manos de laca poliuretánica para obtener una excelente terminación y un protección duradera o tres manos en caso de requerir elevada resguardo al tránsito intenso.

Es probable que en maderas blandas se deba aplicar una mano más.

Se puede aplicar con pinceleta o pincel, en ambos casos, con cerdas largas y de buena calidad.

Evitar la utilización de pinceles vulgares de pelos cortos duros y de escasa calidad, porque o trabajaremos el doble en su repulido o deberemos resignarnos a que la terminación quede rayada y desprolija.

Es importante evaluar el porcentaje de dilución a aplicar, con la intención de mantener una baja tensión superficial de la laca en días de mucho calor o humedad.

Es conveniente que dejemos secar la primera mano al menos 3 a 4 hs, antes de lijar con lijadora provista de lija al agua de grano 150 a 180.

Este proceso puede reducirse a la mitad en el caso de utilizar acelerantes.
 

 

 

Hidrolacas:

 

Su uso está queda vez mas difundido. Actualmente son las más utilizadas. Ofrecen un aspecto muy natural y son ecológicamente mucho más sustentables al no utilizar solvente o diluyentes químicos más difíciles de degradar.

El hidrolaqueado representa una opción estética más cercana al aspecto original de la madera, mayor practicidad en su aplicación, bajo nivel de olor y mínimo impacto ambiental.

En un principio, su única objeción la representaba, que no se podían lograr los mismos niveles de dureza superficial, pero actualmente, con nuevas formulaciones y llegado el caso, el agregado de “endurecedores” se pueden lograr superficies de alto tránsito.

Con su habitual terminación “satinada” preservan al piso de madera de manchas y ofrecen un aspecto que permiten disfrutar con naturalidad la diversa tonalidad y textura de su veteado.

Su aplicación es más sencilla aun, en general, se deben respetar algunas indicaciones mínimas, pero siempre observando atentamente las instrucciones de uso del fabricante:

En todos los casos se recomienda aplicarlas sobre superficies que hayan sido previamente selladas con un prymer.

Antes de aplicarlo se recomienda finalizar con todas las tareas de tomado de juntas y retoques en la etapa de sellado, para no tener que efectuarlas sobre la hidrolaca definitiva.

Para obtener una excelente terminación y una protección duradera, en pisos de madera dura o intermedia, será suficiente con una mano de sellador y tres manos de hidrolaca, o una mano más si se desea lograr una elevada dureza para la exposición al uso intensivo.

Por supuesto que en el caso de maderas blandas deberá aplicarse una mano más.

Las hidrolacas no necesitan diluirse y se aplican sencillamente con aplicador plano o rodillo con gomaespuma o fieltro.

El tiempo adecuado de secado entre manos es de 1 a 2 hs y se recomienda, después de la primera mano, lijar con lijadora provista de lija al agua de grano 180 a 220.

 

 

 

Si aun no ha logrado decidir cuál es el el acabado final que mejor se adapta a sus pisos de madera, lo invitamos a leer:

 

¿Plastificado o Hidrolaqueado? Cómo elegir el acabado de terminación final madera.

 

o

 

Si desea más información o asesoramiento personalizado, no dude en visitarnos haciendo click AQUI o llamarnos ya al 15-5133-9668

 

Podemos ayudarlo a concretar sus sueños.....

 

 

Please reload

Entradas destacadas

PÉRGOLAS DE LAPACHO EN LA PROVIDENCIA RESORT & COUNTRY CLUB

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

© 2018 SPAZIO - Arquitectura en Madera